Saturday, February 25, 2006

1

Decreto de gravedad

No hay perdón,
te fusite sin cerrar la puerta

a mi espalda,
por donde pueden entrar.

Y, lo que es peor:
pueden salir

atraídos por tu magneto desquiciado.

No tengo descanso,
a la hora de la merienda
en el jardín de infantes
siempre tengo que sentarme
cerca de esa maldita puerta.

2

El tren parte en diez minutos

Las calles están cortadas
o, lo que da igual,
son otras.

Los pies desnudos, esponjas.
Y las maletas, espuma.

Seguimos hacia algún lado
mientras el tiempo
deshace a tarascones el mapa
y lo sustituye.

En la estación está el colegio.
En mis labios, el frío.
En el patio, el timbre.

Pero el cuerpo es anterior
y todavía siente que llega tarde.

*

3

Biodegradable

Reíamos otra vez felices
como al principio
fácil
y sin agujeros en las medias.

Vos no me mirabas
y en ese no mirar parecías mi padre;
entonces, te lo decía.
Agachabas la cabeza
negando en el vaivén.

Pero reíamos
y todo asemejaba la perfección
aún cuando el punto corrido de la media
era tu mejilla que empezaba a descomponerse.

4

El muerto que no habla

Quiero habitar el hall de entrada
a tus recuerdos
en una casa sólida
donde mis pies
al fin
toquen la tierra.

Porque el viento,
padre,
hace de mí su gana.

Tres ambientes, patio y terraza
solos
mi hijo y yo
volvemos a la familia.

Tu ausencia no se nota
hasta que volvés de la muerte.

Entonces, la imagen se hace granulosa,
para borrarse,
para desaparecer.

*

5

Ms. Magoo

Veo la oscuridad íntima
como de gasa y vendas.

Afuera tienen lugar
la fiesta
la verdad
el amor
del que debería proveerme
con coraje.

Cabeza de momia,
párpados de cal,
iris de piedra.

Por un instante
una hendidura
me rasga los ojos

y la escenografía se me revela
fugaz:
el mundo es una suposición.

Tuesday, November 29, 2005

6

Como un hada

Anular

el vello
más allá de lo púdico
las uñas
que juntan tierra
el olor
que me convierte en humana.

Con una tijerita
voy a sacarme las partes feas:

mi torpeza de vivir
como si el aire
no me hiciera espacio

el tosco intento
de entrar en el molde
de tu gusto

esa jungla
que cubre la distancia
de tus ojos
a mi cuerpo.

de la plaqueta ONIRIA, publicada por PDD

Wednesday, November 09, 2005

*

Tuesday, November 01, 2005

yapa

eroti k

no recuerdo cómo
habíamos llegado

estabamos en un circo
los osos parecían tigres
y yo te pedía
que no cerraras los ojos
cuando el trapecista
besaba al mago

pero la mejor parte
era cuando cogíamos;
durante el acto, llevabas puesta una nariz roja
todo era confortable
como cuando decidimos enterrar
esa cola de pescado
en el jardín del fondo
por miedo a las lastimaduras
que produce
el amor y que las curitas
no tapan